Negro Miguel

 

NEGRO MIGUEL – HISTORIA.

 Hacia los años 1550 el Obispo de Coro, Miguel Jerónimo Ballesteros solicita la importación de los primeros esclavos negros a la región, para dar curso a la labor de exploración y explotación de las minas de oro en el macizo de Nirgua. Un año más tarde según Fray Pedro de Aguado, ya había en las minas de San Pedro y Buria mas de ochenta negros esclavos. El negro Miguel vino a Venezuela con los esclavos que llegaron a El Real de Minas de San Felipe de Buría, provenientes de San Juan Puerto Rico. Se distinguía por su rebeldía, arrojo, su carácter indomable, conocedor de la lengua castellana y experto en toda suerte de maldades para defenderse. Era propiedad de Pedro del Barrío, hijo de Damián del Barrío, y vivía en esclavitud con su esposa y su hijo. A un año de trabajar en las minas -es decir en mil quinientos cincuenta y dos-, un español, capataz de las minas, quiso castigar a Miguel, quien viendo que lo quería amarrar para azotarlo, huyó y agarró una espada que encontró a mano y se defendió con ella del minero, abrió la puerta y se fue al monte, en medio del alboroto que se había formado. Como no lo pudieron agarrar, salía de noche y procuraba con los demás esclavos y con los indios de las minas,  de persuadirlos para que hicieran lo mismo que él, y así hallarían la libertad; algunos no le hacían caso y consideraban un disparate tratar de escapar. Miguel huyó con unos compañeros a las montañas, desde donde preparó un ataque al Real de Minas, resultando muertos varios mineros en medio de la oscuridad de la noche. A partir de este exitoso asalto, el Negro Miguel se hizo fuerte en las montañas y su fama crecía día a día, siendo seguido por indios y negros levantiscos.

 Una promesa de libertad : Pero otros, atraídos por la libertad que se les ofrecía, determinaron seguir a Miguel y con él se acercaron a las minas y mataron algunos mineros españoles que se les opusieron y prendieron a otros a quienes después mataron porque eran los que los azotaban, y soltando a algunos de ellos, les decían que fueran a dar aviso a Barquisimeto y que los esperaran porque los iban a atacar. Gran revuelo causó en la ciudad la llegada de los españoles liberados por cortesía de los negros, y aunque no creyeron los vecinos que los esclavos llegarían a tanto, sin embargo avisaron del caso al Tocuyo y solicitaron auxilio. Mientras tanto Miguel con su compañera Guiomar y armados, tomó más brío, dividió su gente enviando a los negros a diversas partes a reclutar más gente para continuar la lucha, así pudo reunir a ciento ochenta personas entre negros e indios, y teniendo el respeto de ese ejército se autonombró rey, a su mujer reina y a su hijo príncipe; organizó su casa de los reyes y designó obispo a uno de sus compañeros que era hechicero.

Libres por naturaleza : El negro Miguel acomodó a su gente en sitio cercado porque  tenía la intención de permanecer en el lugar y hacerse dueño de toda la tierra. Armó a los negros y a los indios con arcos, flechas y lanzas. Sacó a su gente, y en una llanada fuera de la empalizada que la cercaba, les hizo una plática diciendo que: la razón que les había movido a retirarse de los españoles había sido por conseguir la libertad, que tan justamente la podía procurar, pues, habían sido criados por Dios libres y los españoles los tenían sujetos tiránicamente y en perpetua servidumbre, usando esto sólo los conquistadores, ya que en todas partes eran libres menos en esta parte del mundo. Y que también lo sería aquí, libres si peleaban con ánimo y brío que era la razón de esta jornada donde esperaban alcanzar la victoria puesto que era poco el número de españoles que había en Barquisimeto y estaban descuidados. A las palabras del rey Miguel, toda su gente hizo demostraciones de tener mayores bríos que lo que él se imaginaba.

Su muerte bajo la espada española Y comenzaron a marchar hacia Barquisimeto adonde llegaron con tanto secreto en horas de la noche que no fueron sentidos; así divididos en dos grupos entraron a la población, pegando fuego a las casas y comenzaron a ejecutar su rabia con los que iban encontrando. Fue quemada la iglesia, hubo varios heridos. Los vecinos atacaron con fuerza. Pidieron ayuda al Tocuyo y desde allí llegaron refuerzos al mando del capitán Diego de Lozada quien con cincuenta hombres enfrentó al caudillo español y después de una sangrienta lucha los españoles los arrinconaron en el pueblo y mataron al rey Miguel y a su gente, y así quedó deshecho aquel alzamiento temerario pero quedó un hecho incontrastable: allí, en Nirgua, en el estado Yaracuy se dio el primer grito de guerra de la revolución en América y se escenificó la primera batalla entre el poder español y el habitante americano. Y así fue el comienzo de la resistencia indígena y dos razas luchando por un mismo ideal

 Fuente:La rebelion antiesclavista del Negro Miguel y su trascendencia en el tiempo por Reinaldo Rojas.

Fuente : www.pobladores.com/negromiguel.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: